Santurtzi, la puerta de Bilbao al mar

Santurtzi.
Puerto de Santurtzi

Más sobre:

Famosa por sus sardinas, coreadas en el cancionero tradicional, la ciudad propone visitas guiadas para conocer los lugares por los que pasaban las famosas sardineras, que vendían el pescado fresco que portaban en las cestas sobre sus cabezas.

Entre otras muchas opciones, desde Santurtzi se puede salir a ver el paso de cetáceos por el mar, embarcarse para una jornada de pesca deportiva en el Cantábrico o navegar en busca de aves. Eso sin tener en cuenta que forma parte del Camino de Santiago y que el cercano monte Serantes es uno de los altos más populares en Bizkaia.

Además, en Santurtzi se puede visitar el ‘Agurtza’, uno de los últimos boniteros de bajura fabricados en los astilleros vizcaínos, empleado en su día para capturar bonito, sardinas, verdeles o anchoas, y que hoy es sede del Centro de Interpretación de la Pesca. Además, el municipio ha habilitado un Museo del Mar en la antigua Cofradía de Pescadores, en la que se puede disfrutar de una subasta de pescado teatralizada.

Pescador en Santurtzi

En su término municipal se

encuentra el puerto de

mercancías del territorio,

uno de los más importantes

de la cornisa cantábrica

Todo esto se explica porque Sa​​nturtzi ha sido uno de los puertos vizcaínos que más embarcaciones ha dedicado a la pesca de bajura, alcanzando en la época de mayor apogeo el medio centenar. Hasta principios del siglo XX la trainera era la herramienta esencial de esta actividad. Hoy, la trainera que representa a Santurtzi en las regatas de banco fijo es la Sotera.

A vela: avistar aves, pescar o ver cetáceos

Los sábados entre diciembre y marzo se puede salir desde el puerto de Santurtzi a navegar en busca de aves marinas que observar. La singladura en velero se prolonga algo menos de cinco horas. Enero es muy buen mes para sacar el máximo partido a colimbos grandes, chicos, serretas medianas, alcas, araos, gaviotas enanas, cabecinegras o delaware.

Además, a lo largo de todo el año, siempre con reserva previa, se puede navegar en una jornada de pesca de altura de grandes especies pelágicas como bonito o pez espada.

No se precisa experiencia en la pesca: los patrones de las embarcaciones garantizan el disfrute de un día inolvidable que también puede quedar reducido a media jornada.

Si te gusta la historia no puedes perderte:

Eduardo Chillida en el Martin Gropius Bau, Berlin (1991). Sucesión Eduardo Chillida y Hauser & Wirth. © Zabalaga Leku. San Sebastián, VEGAP, 2022. Foto: Jesus Uriarte

20 años sin Eduardo Chillida

Este 19 de agosto se celebra el 20.º aniversario de la muerte de Eduardo Chillida (Donostia-San Sebastián, 1924-2002), uno de los escultores más influyentes del siglo XX con una brillante trayectoria nacional e internacional.

Seguir leyendo icono

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tenemos el mejor contenido de calidad turística y te lo enviamos a tu bandeja de entrada todos los meses.

Te van a encantar