Alvaro Díaz Munío repasa la situación de los hoteles de Bilbao-Bizkaia

Alvaro Díaz Munío, coordinador de Destino Bilbao.
Alvaro Díaz Munío, coordinador de Destino Bilbao.

El coordinador de los hoteles de Bilbao y Bizkaia Alvaro Díaz Munío analiza para BasqueMagazine la compleja situación por la que está atravesando el sector y apuesta por el equilibrio en la relación entre locales y visitantes.

En unos momentos tan cambiantes, ¿qué valoración hace de la situación del sector en Bizkaia? El comienzo de año no nos permite ser especialmente optimistas pero pensamos que de cara a Semana Santa, primavera y al verano las cosas pueden cambiar un poco. El verano pasado fue bueno ya que el turista nacional se movió mucho y esperamos que este haga lo mismo. En cuanto al internacional, por las circunstancias actuales, es más difícil de preveer. Para mayo y junio ya hay confirmados algunos eventos importantes en Bilbao y eso nos anima.

¿Y cómo lo han vivido los directores de los hoteles? Ha habido de todo, desde compañeros directores de hotel en ERTE hasta hace poco a otros, como yo, que hemos estado al pie del cañón, haciendo guardias y casi velando por la seguridad del edificio. Y gestionando los malditos ERTEs.

A futuro, ¿qué conclusiones sacan los hoteles de Bilbao de lo ocurrido en estos dos últimos años? Pienso que no tenemos que creernos que el sector va a ir siempre a más. Cuando empezó la pandemia creíamos que ese año iba a ser aún mejor que el anterior, porque llevamos varios años muy buenos, como el 2019. Estábamos pensando que Bilbao está de moda, tenemos eventos multitudinarios, megaconciertos... pero hasta que todo hace crack, como en el resto de ciudades.

Calatrava-puente-1

¿Cuáles son los principales riegos futuros en Bilbao/Bizkaia? Hay que tener cuidado de no morir de éxito. Nos preocupa. Conocemos otras ciudades que han tenido éxito total, como Barcelona y que ahora, no sólo por el COVID, lo están pasando francamente mal y con hoteles aún cerrados, turismofobia, masificación y desequilibrio entre vecinos.

El turismo también ha de ser sostenible. No sólo la ecología, sino al equilibrio que tiene que tener todo. Tenemos que ir a más pero no pensar que estaremos siempre creciendo. El vecino tiene que convivir razonablemente con el turista. Tenemos miedo de saturar al local y que rechace al turista.

¿Cómo valora la proliferación de alojamiento ilegales? Tiene que haber un control del alojamiento ilegal, un control de verdad. Sino, la sostenibilidad se rompe y podemos llegar a ver barrios tomados en donde los locales no pueden vivir. Un ejemplo: A partir de un primero no puede haber un negocio de ese tipo pero, el 90% de los pisos ilegales están encima de primeros pisos. Ahora la gestión de esos pisos ilegales ya no está en manos del propietario, sino de grandes propietarios que transforman una ciudad.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tenemos el mejor contenido de calidad turística y te lo enviamos a tu bandeja de entrada todos los meses.

Te van a encantar