Jean-Paul Gaultier: “San Juan de Luz es parte de mí, de mi cultura”

Jean-Paul Gaultier en el Gran Hotel de San Juan de Luz.
Jean-Paul Gaultier en el Gran Hotel de San Juan de Luz.

Más sobre:

El encuentro con Jean Paul tiene lugar en el Gran Hotel de San Juan de Luz, una localidad que le trae grandes recuerdos, en particular de su infancia, cuando con su familia disfrutaba de los veranos en el País Vasco. Gran modisto, creador de perfumes y vestuarios para el cine y la danza, el enfant terrible de la moda francesa repasa en esta entrevista exclusiva su trayectoria y su vinculación con nuestra tierra. Entrevista de Sarah-Jane Di Bona.

San Juan de Luz.
San Juan de Luz.

¿Cómo conoció el País Vasco? Mi abuelo era gascón. Lot-et-Garonne fue el punto de partida de un viaje familiar que nos llevó a la Costa Vasca. Pasamos por Cap Breton, Hossegor, y la llegada a Saint-Jean-de-Luz fue una delicia... Y luego, a veces, acompañaba a mi abuela a una cura en Dax. Ellos me permitieron descubrir este hermoso país.

¿Qué lo motivó a establecerse en la región?  Siempre quise tener una casa en el suroeste, cerca del océano. Pero nunca hubiera imaginado vivir en otro lugar que no fuera París. Cuando regresé a Saint-Jean-de-Luz me enamoré al revivir mis recuerdos de infancia. Volví a ver aquella ciudad blanca con sus casas de postigos color sangre, el Toro de Fuego, y aquella bahía que no había cambiado... Cuando dejé de vivir al ritmo frenético, tomé la decisión de instalarme allí. Esta ciudad es parte de mí y de mi cultura.

¿Qué le inspira esta región?  Es la sensación de bienestar lo que me inspira. Me alimento de estos atardeceres, del cielo azul, del contraste de colores, de la convivencia… Me gusta este apego a las tradiciones, la inspiración viene de esta energía.

web-JEAN-PAUL-GAwUTIER-SAIN

¿Qué le llevó a la moda? Yo era hijo único y tenía mucha imaginación. En la escuela estaba bastante solo, no era peleador, no jugaba al fútbol y estaba un poco rechazado. En esa época mi abuela me dejaba ver la televisión y me gustaba mucho “Las Pasas Verdes”, un programa muy visual.

Pero realmente tuve la revelación cuando vi un extracto del espectáculo de Folies Bergère. Estas mujeres bajando las escaleras con medias de red y plumas. Estaba descubriendo un universo extravagante y diferente. En la escuela empecé a dibujar a esta bailarina del Folies Bergère que había visto el día anterior en la pantalla.

Un día la profesora pasó junto a mí y vio mis bocetos. Se puso furiosa, me pidio que me levantara y me clavó el dibujo en la blusa, haciéndome dar vueltas por las aulas para humillarme. Para mi sorpresa, sucedió lo contrario. Todos los chicos que se burlaban de mí empezaron a pedirme que les hiciera dibujos. Habían cambiado de actitud.

Se habían hecho amigos conmigo y eso me hizo darme cuenta de que dibujando me aceptaban. Más tarde descubrí Falbalas, de Jacques Becker. Así que seguí por este camino, la moda se convirtió en mi trabajo.

305

Trabaja en todos los frentes: gran modisto, creador de perfumes, vestuario para el cine, la danza, etc. ¿Cómo elige los proyectos?  Tengo la suerte de que los proyectos me salen de forma natural. Cuando empecé, mi timidez me ayudó mucho. Tenía miedo de mostrar mi trabajo, así que envié mis bocetos. Cuando cumplí 18 años, Pierre Cardin me contrató, fue una experiencia emocionante.

A partir de ese momento, las oportunidades me llegaron. Pedro Almodóvar, Peter Greenaway, Besson, Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro me pidieron que colaborara con ellos en el vestuario de sus películas. Madonna me pidió que hiciera el vestuario para sus giras. Fue mágico trabajar con los artistas que admiraba. Acepto proyectos que me gustan, como preparar la exposición Ciné-Mode que actualmente está itinerante por España (Madrid, Barcelona, ​​Zaragoza, Burgos, Las Palmas y Sevilla).

¿Quiénes son las personas que más han influido en su carrera?  Leí muchas revistas y los editores de moda me inspiraron mucho. Londres también, que era la ciudad de todas las libertades. Los ingleses se atrevieron a lucir los atuendos más extravagantes, reflejo de una rebelión. Las mujeres presumían sus curvas con orgullo, yo admiraba su atrevimiento.

Luego fui influenciado por muchos artistas, en particular David Bowie, Mick Jagger y Polnareff, quienes jugaron con su androginia. Boy George por su eclecticismo musical. Y el movimiento Punk por supuesto. En el 76 fui el único que mostró colecciones menos conformistas. Hoy, Lil Nas X es un artista que no teme asumir su homosexualidad y me gusta su universo artístico.

Si te gusta la noticia no puedes perderte:

Nordjet Airlines, otra forma de volar

El aeródromo alavés alberga este servicio de avión privado por ser el único en su entorno abierto 24H. Nordjet opera desde 2003 con el objetivo de ofrecer una conexión cómoda, directa y rápida entre el País Vasco y el resto de Europa con vuelos a la carta tanto para particulares como para empresas.

Seguir leyendo icono

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tenemos el mejor contenido de calidad turística y te lo enviamos a tu bandeja de entrada cada quince días.

Te va a encantar