La Álava más desconocida, ¿Te apuntas?

XAlavamasdesconocida1

Álava esconde en su interior tesoros naturales, patrimoniales y enograstronómicos desconocidos todavía para la mayoría de los viajeros. Parques naturales repletos de sendas y rincones espectaculares, torres y castillos medievales que nos retrotraen a tiempos muy lejanos y bodegas donde degustar algunos de los mejores vinos blancos. ¿Te apuntas?

Patrocinado por:

Álava es rica y diversa. Álava es naturaleza y patrimonio histórico, pero también museos y festivales, deporte y actividades al aire libre, enogastronomía… y cuenta con recursos turísticos que atraen anualmente a miles de visitantes: la Almendra Medieval y el Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz, las playas de interior de Landa y Garaio, los viñedos y bodegas de Rioja Alavesa, el inigualable Valle Salado de Añana, el salto de agua del Nervión, etc.

Estos recursos brillan con luz propia, y con toda la razón del mundo, pero su luz puede deslumbrar en ocasiones eclipsando otros tesoros igual de preciados que cuentan con un valor adicional en este tiempo de pandemia: la tranquilidad y la ausencia de masificaciones.

Ofrecemos en las siguientes páginas algunas ideas y planes para conocer y disfrutar de esta Álava más desconocida.

Izki y Valderejo, naturaleza en estado puro

Quienes buscan naturaleza y aire limpio sin aditivos sacian su apetito en Álava. Cinco parques naturales dotados de sendas para todos los públicos, numerosos espacios protegidos por la riqueza de su biodiversidad, humedales y zonas de avistamiento de aves, y el carácter rural de la mayor parte de su territorio tienen la culpa.

Tres de los cinco parques naturales son compartidos con los territorios vecinos de Bizkaia (Gorbeia) y Gipuzkoa (Urkiola y Aizkorri-Aratz), y dos son 100% alaveses (Izki y Vaderejo). Y son precisamente Izki y Vaderejo los parques menos conocidos debido en gran medida a su aislamiento y alejamiento de las grandes urbes. Razón de más para conocerlos, ¿Verdad?

El Parque Natural de Izki, situado al sudeste de Álava, alberga una enorme diversidad de paisajes. Izki es en esencia roca y bosque de roble marojo, pero también acoge hayedos, carrascales, alisedas, quejigales, abedulares y bosquetes de álamo temblón. Pequeños ríos surcan el valle formando charcas, trampales e incipientes turberas.

En estos humedales, aparte de una interesante fauna de anfibios y aves, se desarrolla una valiosa flora, como el nenúfar blanco y varias plantas carnívoras
Un amplio patrimonio cultural transmite la historia de estos valles y montañas

Vlederejo, parque natural

En estos humedales, aparte de una interesante fauna de anfibios y aves, se desarrolla una valiosa flora, como el nenúfar blanco y varias plantas carnívoras. En el cielo, planeando por encima del bosque, destacan las esbeltas figuras del águila real, el halcón peregrino, el alimoche y el buitre, que descansan y crían en los majestuosos cortados calizos de las cumbres de Izki.

Un amplio patrimonio cultural transmite la historia de estos valles y montañas: cuevas artificiales, ermitas, poblados fortificados, túmulos, caleros, castillos, restos arqueológicos… y como colofón el pueblo medieval de Korres, único núcleo habitado en el interior del Parque. La gastronomía, la artesanía, las fiestas tradicionales y las cercanas casas rurales aumentan el interés de Izki.

Las personas visitantes pueden conocer y empaparse de esta riqueza natural y cultural a través de los senderos marcados que recorren el Parque.

Valderejo, pequeño valle situado en el extremo más occidental de Álava, fue declarado Parque Natural en 1992. Es el más pequeño de los parques alaveses, pero es grande en valor ecológico y belleza al proteger en su interior una gran diversidad de ecosistemas y paisajes extraordinarios caracterizados por abruptos escarpes rocosos.

El agua ha labrado la roca de este espacio natural durante miles de años dando lugar a joyas como el desfiladero y la cascada del Purón, mientras que en las zonas más altas pastos, enebros, gayubas y brezos cubren las planicies kársticas. Una valiosas fauna vive en sus bosques, destacando el esquivo gato montés o el peculiar piquituerto.

En el cielo es posible ver al águila real o al alimoche, aunque realmente, el verdadero protagonista es el buitre leonado. Desde muy antiguo el ser humano ya habitaba este valle y se nota: monumentos megalíticos (campo tumular en San Lorenzo, Menhir de Lerón), eremitorios rupestres, ermita de San Lorenzo, iglesia de Santa Elena, iglesia gótica de Lahoz, iglesia de San Esteban.

Los senderos marcados, de nuevo, serán nuestros aliados para conocer y disfrutar de todo ello.

Si te gusta la noticia no puedes perderte:

Ahora, conocer Vitoria-Gasteiz es más fácil

Disfruta de la gran oferta de visitas guiadas de la mano de guías profesionales que te descubrirán los secretos de Vitoria-Gasteiz.

Seguir leyendo icono

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tenemos el mejor contenido de calidad turística y te lo enviamos a tu bandeja de entrada todos los meses.

Te van a encantar