El Top 5 de los mejores postres de Euskadi

Gateau basque o pastel vasco.
Gateau basque o pastel vasco.

Más sobre:

Aunque el queso de Idiazabal sigue siendo el rey de los postres en el País Vasco, para quienes prefieren apostar por los dulces para acabar una buena comida o cena, recomendamos nuestro particular Top5 de la repostería vasca. Golosos y golosas, que ustedes lo disfruten…

Mamia.
Mamia.

Mamia

Conocida como ‘mamia’ o ‘gatzatua’ en euskera, la cuajada supone una de las más básicas estrategias para alargar la vida de la leche y que se remonta al neolítico. Con el paso del tiempo se ha convertido en un postre que nunca falta en los restaurantes vascos. La original se elabora con leche de oveja o cabra. Pero lo más habitual es la de vaca. Acompáñela con buena miel artesanal.

Goxua.
Goxua.

Goxua

Deliciosa receta alavesa, en concreto de su capital Vitoria – Gasteiz, cuyo significado en euskera significa dulce y rico. El postre consta de tres capas: una capa de nata montada, otra de bizcocho y otra de crema. La superficie de espolvorea con azúcar y se quema con la ayuda de un soplete.

Pantxineta.
Pantxineta.

Pantxineta

Es un bollo elaborado con una masa de hojaldre con almendras, relleno de crema y decorado con azúcar glasé. Se recomienda comerlo tibio para maximizar el sabor. Este postre emblemático de San Sebastián, tiene origen francés. En aquella época, “Casa Otaegui” ya era una confitería de renombre en la ciudad, ya que suministraba dulces a la realeza, que entonces veraneaba en Donostia.

Intxaursalsa
Intxaursalsa

Intxaursalsa

Es una crema de nueces parecida a una natilla, pero más espesa. Se come en los caseríos vascos desde hace más de 150 años, especialmente en Gipuzkoa. Se elabora a base de nueces machacadas, leche, azúcar y, en ocasiones, canela.

Pastel Vasco o Gateau Basque.
Pastel Vasco o Gateau Basque.

Pastel Vasco

El pastel vasco es una especie de masa quebrada rellena de crema. El pastel vasco (en francés gâteau basque y en euskera biskotxa o pastiza) tiene su origen en el siglo XVIII en la localidad labortana de Cambo, y estaba relleno de fruta como higos, moras y cerezas de Itsasu. A partir del siglo XIX se empezó a rellenar de crema pastelera. A la versión francesa se le suele poner una capa de mermelada o alguna confitura.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tenemos el mejor contenido de calidad turística y te lo enviamos a tu bandeja de entrada cada quince días.

Te va a encantar